Uncategorized

¡Misión imposible!

A todos los padres del mundo que levante la mano quién no tiene sus celulares literalmente sin espacio de tantas fotos que tomamos a nuestros angelitos del señor Dios, que si sonrió click, que si comió click, que si lloró click, que si se ensució jugando click, que si babeó click, que si saco la lengua click, etc, etc, con la facilidad tecnológica a la mano nos hemos dedicado a documentar todos los momentos lindos de nuestros chibolos.

Cuando nació mi mayor su papá aplicadito le tomó millones de fotos en el parto, desde su primer minuto en el mundo exterior no paramos de tomar fotos para inmortalizar esos momentos únicos e irrepetibles de su crecimiento hasta que nuestro amado tesorito cumplió 2 años y desde ese momento no se le ocurrió mejor idea que complicarnos la vida haciendo más que difícil captar alguna foto decente, aquí una escena típica de él : ¡Amor mira la cámara, amor mira a mamá, que mires aquíiiiiiiii, por favor hijito mírame!!! … primera parada “acomodar cara y cuerpo”, listo, nos ubicamos y de nuevo ¡mira la cámara cielo, amor mira a mamá, por favor ca..ca…cariiiiñooo aaaquíiii miraaa aquíii!!! … segunda parada “acomodar cara y cuerpo” y empezamos de nuevo con las súplicas una y otra vez … es que mi adorado tormento es capaz de detenerse mil veces a mirar fijamente a una mosca que mirar a la bendita cámara; pero al menos de las 2 millones de fotos tomadas exactamente en el mismo lugar un par de ellas estaban listas para el álbum familiar.

Con mi último retoño hemos repetido nuestra tecnológica costumbre, desde el primer día de vida hasta sus actuales 8 meses hemos registrado cada detalle de su crecimiento con cada uno de nuestros aparatos electrónicos que haya tenido al menos 1 giga de espacio; hasta ahora tomarle fotos ha sido realmente sencillo, mi gorda con solo llamarla por su nombre se voltea a mirarte fijamente y esbozar una enorme sonrisa desdentada de su pequeñita boca así que como comprenderán ella tiene más fotos en sus cortos meses en este mundo que Kate Moss en todo su vida de top model.

Desde que nos convertimos en una familia de 4 para cualquier evento, actuación del kinder, cumpleaños, paseos, picnis o cualquier tipo de salidas especiales tomarnos fotos juntos se ha convertido en toda una MISIÓN IMPOSIBLE tanto así que llegado el momento respiro profundamente, empiezo a prepararme mentalmente, cruzo todos los dedos de las manos e incluso de los pies, rezo mil padres nuestros y ruego al todopoderoso que nos ayude a conseguir al menos UNA, UNA SOLA TOMA DECENTE; en una que papá no salga con los ojos cerrados, que el mayor no tenga la cara volteada o de exhorcista, que mi gorda no este mirando a su hermanito, y que yo no esté acomodando algo de mis angelitos o mirando con ojos saltones de ¡nooooo hagan esoooo!!

Cuando mi gorda por fin logró sentarse sola decimos que ya era tiempo de una sesión de fotos familiar que lograra captar nuestra esencia como un hogar dulce hogar feliz de armoniosos y sincronizados 4 miembros jajaja el más perjudicado nuestro fotógrafo elegido y eso que “antes de” ya le había advertido de tamaña dificultad, el pobre se la pasó gritando a viva voz los nombres de mis enanos, saltando de un lado a otro haciendo muecas con la cara, mano, pies y cualquier cosa que podría llamar a atención a mis adorados tormentos, miraba las tomas una y otra vez y seguía cuál disco rayado votando clicks a mil por hora a ver si en una de las tantas ráfagas de fotos salía una en que todos estuviéramos mirando a la bendita cámara. Para no volverse loco chapó solita a mi enana la fotogénica y empezó a tomarle a diestra y siniestra fotos, ella con sus cachetes regordetes abría su boquita y mostraba su enorme sonrisa; luego dejó que mi chibolo se distrajera con las ramas, árboles y el hermoso paisaje en que estábamos y así logró tomas que yo jamás de los jamases hubiera logrado captar, mi muchachito antifotos fue la estrella y el que se terminó robando el show! Luego respiró hondo y nos dijo solemnemente: ” Por qué no se ponen a jugar, se dan besos, se miran y actúan natural”, casi me orino de la risa digo naturalmente no somos muy normales que digamos jajaja, en medio de nuestras poses más fingidas del planeta, con las ocurrencias de mi mayor  empezamos a olvidarnos que estábamos delante de la cámara y nos dejamos llevar por el caos, las travesuras, los juegos, etc, es cuando me dije !al fin de acabo pa’ que seguir sufriendo que salga lo que tenga que salir!.

Después vino el viaje a tierras cariocas de las cuales tengo otras tantas fotos pero de esas creo que ninguna salimos bien los 4 juntos, las mejores fotos son las de espalda esas que las he compartido por las redes sociales del blog; aunque cuando veo cada una de ellas recuerdo detalladamente todo lo que pasamos los buenos, divertidos, terribles y locos momentos juntos y a pesar que no han salido perfectas cumplen eficazmente su función.

No fue hasta que regresamos del viaje que recibimos las fotos de nuestra sesión, y es cuando caímos en cuenta del exitosísimo plan maquiavélico que mismo fotógrafo de la National Geographic logró captar imágenes difíciles pero espectaculares en nuestro estado más salvaje, las miro y me siento una leona jugando con mis cachorros…

 

Malel,

 

 

3 comentarios en “¡Misión imposible!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s