Uncategorized

A la tercera va la vencida…!!

Muchos de ustedes deben haber recibido este refrán a modo de consejo justo a tiempo en en que estaban a punto de dejarlo todo y caer en el abandono total (a #mododepre), alguien de sus conocidos se le iluminó el cerebrito y les dijo “Vamos, que a la tercera es la vencida” y el popular “no hay mal que por bien no venga” y como “yo”seguro le volteaste los ojos cual exorcista y sino le mandaste a la misma mierda al menos tu cabeza le dijo hasta de lo que iba a morir . Lo cierto es que hoy debo pedir mil perdones a todos los que me aconsejaron y que yo tan dulcemente les mandé a visitar a su mamá porque cuánta razón tuvieron!!

Aquí empieza mi tercera historia, claro que llegué a ella con muchos miedos e inseguridades y con tal apatía a todo lo relacionado al amor que cualquiera que se me acercaba me encontraba en #modorepelente #unpasoatrás #notemeacerques #nuncamás y aún así ÉL se me acercó lentamente como cuando un león busca a su presa y zas!! me chapó del cuello para nunca más soltarme.

Esta historia empieza en el 2010, un año que para mi fue el peor de todos (a excepción de él), digo el peor porque ese año a parte de la pendejada que me hizo el idiota que mencioné en el post anterior huí lejos de la capital a fin de volver a encontrar a mi dignidad que estaba perdida en algún lado, acepté un trabajo donde iba a ganar menos de la mitad del anterior y ahogada en deudas me enrumbé dejando mi vida entera en la capital. Créanme que fue la decisión más dura y difícil que he tomado, era empezar todo de nuevo y completamente sola, muy diferente a cuando me fui de la casa de mis padres en que estaba emocionada de ser libre!, aquí estaba más misia que chavo del ocho, y con un sueldo que sólo me alcanzaría para pagar mis deudas; empecé a trabajar de lunes a sábado donde no había tiempo ni para pensar, la chamba era jodidamente fuerte y literalmente no tenía vida, gracias a Dios que el trabajo tenía comedor porque el almuerzo era lo única comida al día que tenía (así de mal estaba), los domingos pues no alcanzaba ni para galleta soda, con esta nueva forma de vida transcurrieron los días hasta que llegó fiestas patrias y aproveché para a visitar a mis padres llevando toda mi ropa acumulada de varias semanas (literalmente TODA mi ropa) para aprovechar su lavadora y ahorrarme el sufrimiento de usar mis delicadas manitos, hasta ese momento era una idea genial pero como yo era la “sal” en persona llegando tomé un Taxi Choro, el maldito y sus compinches me llevaron a una zona roja y me quitaron TODO!!. Traumada, misia y con un closet vacío, regresé a trabajar unos días después y fue ahí que leyendo un email veo que alguien me había escrito en el chat interno de la empresa: “Hola, Soy Fulano y trabajo en Contabilidad, escuché que te habían asaltado y quería decirte que me apena mucho y si necesitas algo puedes contar conmigo … te cuento que justo iba contigo en el mismo bus que viajaste, cómo estás?”…juat? y este baboso qué le pasa?, no sabía quién carajos era y no estaba interesada en lo absoluto en hombre alguno! así que le contesté de la forma más cortante posible, pero él ni se inmutó como si mis palabras no causaran efecto alguno y seguía escribiéndome y preguntando todo (hasta ahora más parece policía que contador) , ni que decir cuando supe quién era, para nada mi tipo, era pequeño, llenito, con peinado de libro y una barba picosa que me horrorizaba; los días pasaban y él seguía con llamadas y por el chat, poco a poco comenzamos a forjar una amistad rara porque yo sabía de sus intenciones (me había invitado varias veces para salir), hasta que un buen sábado cansada de mi aburrida vida le llamé para aceptar su invitación, claro que en mi cabeza yo ya había armado un plan para que no se me acercara a menos de 3 metros de distancia y con la firme convicción de hacerle entender que llegaríamos solo a ser amigos (algo que para serles sincera tenía mucha práctica, les dije que tuve 3 enamorados pero eso no significa que sea por falta de pretendientes) …pero como todo plan no es perfecto, este muchacho de un metro setenta me robó un beso aquel día, me molesté horrible y le dejé en claro que eso era la primera y última vez que pasaba, pero el muy sinvergüenza me dijo que yo iba hacer su “esposa”, me quedé helada ósea quién te dice eso justo cuando te están enviando a contar monos!, no pude con eso y me cagué de risa, fue ahí donde empezó todo, seguimos saliendo, según yo aclarando que éramos sólo amigos, de tiempo en tiempo piquito aquí piquito allá, los encuentros eran clandestinos, en el trabajo fingíamos no conocernos, claro él se aseguraba enviarme un texto, o encontrar unos chocolates en mi escritorio o un post-it con algún mensajito; poco a poco su compañía empezó ha sentirse cada vez mejor, él era diferente totalmente a todos, raro en su forma de decirme las cosas, pero a la vez tan conciso y seguro en decirlas, no tenía miedo a equivocarse, inteligente, despierto para muchas cosas y a la vez ingenuo en otras, tierno pero firme, y en sus ojos se podía ver claramente su sinceridad y el amor se reflejaba en él, dicen que los ojos son la ventana del alma y su mirada me decía todo, nunca me había pasado nada igual, lo malo de todo es que yo tenía miedo y lo alejaba de mí de mil formas, no quería equivocarme otra vez, qué sabría yo del amor? jamás me había enamorado así, todo lo que sentía era nuevo, diferente, no, no era ilusión éso ya lo conocía bien, esto era totalmente distinto más maduro, indescriptible y lo mejor de todo es que recíproco; a pesar de mis mil intentos, él nunca me dejó, fue paciente y paso a paso fue ganando terreno que yo empezaba a ceder hasta que finalmente tuve que confesarle que lo amaba y su respuesta acostumbrada a ser tan fuera de lugar fue SIEMPRE LO SUPE!!!

 

Post-data: “A la tercera va la vencida” se originó en la lucha cuerpo a cuerpo cuando el luchador ganaba después de derribar a su adversario tres veces, el título cae por sí solo.

 

 

 

 

Uncategorized

Cuando era soltera…

Ha pasado mucho tiempo desde que era soltera, no lo tomen a mal porque si ya vieron mi perfil soy casada y mamá, pero no miento si les digo que extraño cuando era solo “yo”, de tener el tiempo necesario para hacer y deshacer en mi vida, claro que en aquellas épocas era más cojuda y vivía pensando en tomar las mejores decisiones para mi futuro… pero aún así viví plenamente mi soltería a mi modo mojigato.

Debo contarles que la mejor época de mi vida fue la universitaria porque lejos de mis padres no podía ser mejor verdad? me mudé a la capital ha estudiar y un sin fin de cosas y golpes por aprender se abrían paso, conocí a 2 de mis mejores amigas, conocí a personas innombrables (la clase de personas que jamás deberías cruzarte, esas que cuando te acuerdas se te estruja la panza), mucho alcohol y harto drama romántico porque  amores adolescentes solo lo tuve en mi cabeza llena de purita ilusión y en eso se quedó; y aquí me detengo porque cursando mis estudios superiores fue donde empezó todo aunque creo que antes, lo digo porque no sé ustedes pero siempre he tenido alrededor de mí a personas que están buscando tu futuro y que ya saben que serás y qué es lo que tienes que hacer …. con tantas voces en mi cabeza diciéndome que era hora de tener enamorado dizque futuro novio y si dominaba el arte de retenerlo algún día sería mi esposo me lancé de lleno a la caza y tuve 3 enamorados contaditos incluyendo a mi querido esposo, no se me decepcionen por favor créanme fueron más que suficientes porque dejaron tempestades, huracanes, tsunamis, terremotos, etc, en mi vida a excepción del último que fue con quién me casé.

El primero, fue un reverendo pendejo ese nunca salía conmigo a ningún lado porque como tú sabes uno nunca sabe con quién se encontraría en el camino posiblemente alguna de sus capillitas, la única vez que hizo algo por mí fue cuando mi perrita se perdió y me acompañó a buscarla y se quedó conmigo horas hacerle guardia a esa persona cruel que se la robó; en el primer año de carrera solo una puta vez me visitó en Lima pero sólo lo vi cuando se estaba regresando claro porque no me visitaba a mi pues sino era casualidades y hay que aprovechar… valió la pena porque con ese frío de mierda que hacía en el terminal de Cruz del Sur se me congeló mi corazón y mis neuronas comenzaron a funcionar, después de casi 2 años me di cuenta que todo era una mierda y que aquella noche sería la despedida así que tome valor y se lo dije, claro él me dijo que la distancia era complicada pero no me rogó el muy pendejo me dijo podemos ser amiguitos sin derecho algo cómo amor libre…y yo en mi cabeza decía pero si eso es lo que has tenido conmigo todo el tiempo!!! so Huevón!! en fin al menos yo cerré ese capítulo aunque él siguió buscándome cada vez que se enteraba que estaba de visita en casa de mis padres.

El segundo, ese me cagó la vida completita y bueno yo fui parte fundamental y responsable de que ese hijo de la gran jijuna me haya jodido mal todos mis planes a futuro, que por qué lo digo porque este tipo de hombre es el que te hace retroceder 360° y te tiene sólo para él y por él, mi vida giraba en torno a lo que él quería hacer, me olvidé de mis promesas estudiantiles (diplomados, maestrías, etc) lo que hacía sólo era trabajar como burro para darle sus gustos, siiiii no me van a creer pero fui tan idiota que me vivía, si señores, ahora me pregunto cómo carajos permití eso?, pero si lo hice y ni siquiera por “amor” porque yo no lo amaba, al menos, hasta ese momento yo no sabía lo que era el amor; solo tenía miedo a quedarme sola (ya les dije esas voces de mierda de tus vecinitas, amigas, hermanas, padres, etc) por eso le daba todo hasta lo que yo no tenía, a tal punto que un buen día me sacó los cachos bueno la única vez que me enteré porque seguro ya me había adornado varias veces, lo hizo de la peor forma con una vecina del condominio, claro los cachos fueron de dominio público … y yo fui la última en enterarme, me cortó me terminó de golpe una noche anterior todo ok y al día siguiente el NUNCA TE QUISE!!!, cuando regresé a mi estado de conciencia fue para recoger mis despojos y ver que todo a mi alrededor era mierda pura, endeudada hasta el c..o y con mi dignidad a un trillón de kilómetros (lejos de mi se fue la muy pendeja; súper lejos porque conmigo ya no podía existir) … así cagada mal cerré otro capítulo de mi vida amorosa y para cerrarla bien me largué de la capital para no volver más.

Del tercero, esa historia cambio mi mundo por completo y se las cuento en mi segunda entrada…

 

Malel