Uncategorized

Cuarentena con bendiciones

Cuando empezamos la cuarentena, no tenía idea de todo lo que implicaba estar encerrada en casa con dos niños de 5 y 2 años, ni los sentimientos que llegarían cual tsunami que arrasa con todo lo que encuentra a su paso incluyendo a mis chiquillos.

Claro llegó la noticia que nos quedaríamos encerrados en casa por quince días , me dije a mi misma “papayita” soy madre 24 x 7, estoy acostumbrada a lidiar con mis terremotos así que me fui ha abastecerme para el total de días para no salir para nada, mientras mi marido me tenía en vilo si lograba volver antes del cierre de fronteras ya que el trabaja en la capital, si hubiera televisado esos dos días de angustia fácil que hubiera ganado un Filmfire en Bollywood a mejor película dramática porque fue toda una odisea que él volviera a casa, finalmente su avión aterrizó 20 minutos antes del cierre y acá estamos más juntos que nunca hacinados en nuestro depa de 105 metros, en nuestro propio crucero internacional con nuestros nuevos destinos: cruzo a la cocina, cruzo al baño, cruzo a la sala y cruzo al cuarto.

Al inicio vivíamos el día a día, la menor ni enterada del bicho todo lo contrario del mayor que absorbía cual esponja todo lo que escuchaba en nuestras conversaciones o en las noticias en dónde se suponía que él estaba concentrado en otras actividades y nos las veía; y mientras nosotros  jurábamos que él vivía feliz en su mundo de planetas, dinosaurios, etc. y que no tenía idea de lo que ocurría en el mundo, un día sus abuelos hicieron videollamada y en cuanto le pasamos el móvil  le escuchamos hablar de su preocupación sincera de que algo malo les pase, sus consejos para que eviten a toda costa el virus que llegó al Perú y que le ha gustado tanto nuestro país que no sé quiere ir; fue cuando caímos estrepitosamente a lo condorito re-plop sólo que nos fuimos hasta el subsuelo, se me quebró el corazón al caer en cuenta todo lo que su cabecita a sus casi 5 años logró comprender pero sobretodo lo que había cargado sin nuestro apoyo emocional.

Luego llegó el día que me preguntó cuando volverá a salir, me quedé en silencio mientras mi cabeza pasaban mil respuestas que iban siendo rechazadas mentalmente, no quería mentirle, no quería espantarlo ni tampoco darle falsas esperanzas, hasta que desperté en medio del disco rayado de su voz repitiendo una y otra vez la pregunta. Tuve que explicarle que no tenía un número de día exacto, pero que teníamos que ser pacientes y que juntos íbamos a aprender a esperar mientras tanto podíamos aprovechar el tiempo que tenemos juntos para jugar, ordenar, limpiar y cocinar nuevas recetas. Me miró, me siguió cuestionando con otras preguntas que hacían que mi corazón se arrugará peor que papel periódico, hasta que por obra y gracia divina logró convencerse por si sólo.

Llegó el día de su cumpleaños  número 5 y tuvimos que explicarle que no podríamos hacer el viaje que pidió de regalo, lloró, se frustró, mientras él trataba de descifrar sus propios sentimientos nosotros tuvimos que meter en un frasco cerrado bajo 7 llaves la incertidumbre, la angustia,  y la pena para contenerlo con mucho amor familiar virtual y lo logramos. Me costó una noche sin dormir, una torta desinflada que para los ojos de mi niño era una torta lunar y que en su interior guardaba los colores del arcoiris todo esto auspiciado por mi amiga que mediante whattsap madrugador tuvo la paciencia de explicarme el paso a paso, la muerte de mi batidora por sobrecalentamiento, la coordinación de toda la familia uniendo España, Argentina, y dos ciudades del interior de nuestro país; al final del día tuve a un niño feliz comiendo su torta hecha por mamá, sin ningún juguete nuevo pero que en sus propias palabras se sentía muy especial porque sus abuelitos y tíos le querían muchísimo.

Llegó el día en que preguntó por el nido y cuándo volvería, otra explicación sin fecha exacta de retorno pero con una mamá que se convirtió de un día para otro en su “Miss” y mientras yo empezaba a admirar cada día más a sus maestras y dudaba de mi capacidad tratando de amarrar con camisa de fuerza a mi Tronchatoro interior; él nuevamente me sorprendía diciendo: “mami me gusta que me expliques”, palabras que felizmente llegaron a tiempo para regresar a modo Maestra Ximena (carrusel de niños).

Entonces empezaron los despertares nocturnos de la menor llorando, las mañanas de berrinches con llantos incontrolables y con eso nuestra propia frustración, las miradas asesinas entre mi marido y yo diciendo en silencio “te toca a ti”.
Y mientras lidiábamos con las mil emociones de ellos, sus peleas maratónicas, la insistencia del mayor de pedir que su hermana ya deje la teta porque él también quiere dormir conmigo, las benditas clases virtuales, la cocina, limpieza y desinfección por doquier, lidiar con el trabajo en casa, los mil WhatsApp con mil recetas para eliminar al innombrable, la abundancia de malas noticias de todo el mundo; empezaron a calar en nosotros los adultos responsables del núcleo familiar, comenzamos a sentir algunos días síntomas de la peste y a tomar a lo loco todos los mejunges que juramos no tomar, comenzamos a perder la paciencia más seguido con ellos y a discutir entre nosotros, empezamos a enojarnos por todo y a tener 0 tolerancia entre maredo y mujer.

Qué hicimos o qué hacemos? Hemos aprendido aceptar que hay días buenos y malos, a disculparnos sin tanto drama, a darnos un respiro en redes y a evitar a toda costa noticias que no nos edifican, a escucharnos o estar ahí cuando nos da la ansiedad y el miedo nos invade sin decirnos “de nuevo con lo mismo” sino reconfortándonos los unos a los otros, hay días que nos funciona y otros que ni modo. Y bueno con nuestras bendiciones estamos tratando de ir paso a paso, emocionalmente se están desbordando por lo que ahora nos necesitan más, no tengo fórmula exacta porque sinceramente estoy dejando a mi instinto manifestarse, estamos tratando de relajarnos más y de dejarlos más libres en medio del encierro porque siento que el “no lo hagas” se ha vuelto tan recurrente que me estreso de sólo pensarlo, imagínense ellos sentirse tan limitados en su propia casa sin poder salir; parte de liberar algunos límites es también aceptar las consecuencias (0 dramas pero si con lección) de alguna forma deben aprender.

Lo cierto es que la cuarentena llegó a nuestras vidas sin ningún tipo de preparación, el virus llegó a demostrarnos que las cosas que dábamos sentadas como el salir a comprar, pasear, juntarnos para conversar o hasta cosas tan simples como abrazarnos o darnos un beso se puede ir en un segundo, nos demostró que el ser humano necesita también un tiempo para sí mismo, necesita de su libertad para poder lidiar con el día al día. Has notado que extrañas ese trabajo que antes no lo soportabas, extrañas hasta esas madres chismosas que te volvían loca, extrañas llevarlos al parque que antes tratabas de evitar porque tenías mil pendientes, hasta extrañas que tu esposo vaya a trabajar cuando antes te quejabas que vivía para el trabajo. ¿Cómo es que un microscópico virus puede voltearte la torta así de golpe? Pues hay muchas teorías, muchas respuestas y muchos credos.

Nosotros no tenemos idea del por qué estamos pasando todo esto, pero si nos hemos dado cuenta de lo mucho que teníamos y que hemos perdido, entonces lo primero que hicimos fue pedir perdón por las veces que nos hemos quejado sin parar en el día a día, luego agradecimos a Dios ☝ por todo lo que él nos ha dado gratuitamente sin privación alguna, reconociendo su maravillosa creación y lo mucho que hemos disfrutado de ellas tanto que llegamos a explotarlas sin medir las consecuencias y el daño profundo que hemos hecho a su planeta. Hemos empezado a tener una relación más cercana con Él, sabiendo que  tiene un plan perfecto para nuestras vidas, y a refugiarnos en todo tiempo en su infinito amor teniendo la seguridad de que él jamás nos abandona sino que siempre esta presto para escucharnos.

Quizás hay cosas que hemos perdido y que extrañamos pero nosotros hemos ganado algo aún más valioso que es volver a sus brazos y sentirnos más amados que nunca, dejando nuestras cargas, miedos y frustraciones en sus manos. Y si bien es cierto como les mencioné arriba tenemos días buenos y malos, al final del día tenemos la certeza que su gracia nos acompaña en todo tiempo.

” Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”  – Jeremías 29:11 

Mami: Cuando salimos?

Uncategorized

Cuando el diablo vestía a la moda!

Hace muchísimo tiempo que no escribo y me siento terrible, escribir es mi modo de sacar las cosas que literalmente me vuelven loca pero que a la vez no podría vivir sin ellas, así que ya se imaginarán que estoy hecha un “loco calato”.

Lidiar con mi vida marital, un niño de 3 años, 1 nena de ahora 10 meses, trabajar en casa, abastecer de alimento, orden, limpieza a la casa, es realmente vivir en la cuerda floja todo el santo día; les juro que tengo días por no decir todos en que me imagino huyendo a un paradisíaco lugar y simplemente tirarme a la arena y dormir plácidamente, pero ese sueño me dura 5 segundos en que sino me jode alguien del trabajo lo termina haciendo a gritos mi primera bendición o los llantos de mi última.

No me mal entiendan, yo amo a morir a mis niños pero no les voy a mentir que tengo días en que me gustaría regresar a las épocas en que sólo debía preocuparme por mi y en nadie más; días en que me gustaría tener la paz de un trabajo de oficina dónde no sea interrumpida para limpiar mocos, potos, llantos, peleas, etc; días en que tenga energía al final de la noche para tirarme a mi marido duro y parejo sin el miedo de que unas minipersonitas nos escuchen o se despierten; días en que me gustaría simplemente charlar con mi esposo sobre nosotros y no de pañales, de que se malogró esto o que falta aquello; días en que me gustaría salir con una amiga para ir a un café sin estar pendiente de la hora de volver y que nuestras conversaciones se basen en trivialidades donde no falte el raje y burlarnos de todo un poco; días en que me gustaría estar a la moda con un clóset lleno de un millón de opciones para elegir , bien maquillada, y sentir las miraditas furtivas de pura envidia … claro que siii me encantaría volver aunque sea un par de días a mi “yo anterior”, claro que extraño verme bien , sin preocupaciones porque créeme ésas que me quitaban el sueño pre-maternidad son un chiste comparado con TODO lo que ahora vivo.

Hace creo más de 1 mes recibí la visita de una “amiga” que no perdió un minuto en decirme lo muy mal vestida que suelo estar y que debo arreglarme hasta para estar en casa porque mi marido me puede dejar, “todo entra por los ojos querida”; créeme querida que también tengo días en que quiero mandar a la mierda a esa gente que analiza cada milímetro de mi regordete cuerpo caribeño juzgándome mi outfit de madre lactante; mira tía ya sé que como yo te encuentras con un huevo de bloggeras regias, bien maquilladas, con sus fotos geniales, sin ninguna gota de sudor, con sus casas pulcras que parecen sacadas de un catálogo de diseño; créeme que también ver la maternidad hecha perfección en fotos y vídeos me han hecho dudar millones de veces que la del problema soy yo; pero NOOO, NOOO te confundas o ellas son millonarias o viven en pinkylandia, porque mamacita linda es imposible vivir todo el día con tu outfit bien planchadito, con tacones altos y un chorro de maquillaje corriendo atrás de tus hijos, cambiando mil veces de ropa a tus criters, darles de comer, hacerles jugar, llevarles a todas sus actividades sin que se te corra el maquillaje por el sudor, ni que termines con los pies ampollados y con tu ropa sin ninguna arruga ni suciedad de pequeñas manitos cariñosas. Si te molesta tanto mi cara lavada, mi moño alto y mi oufit deportivo no me mires o imagínate que salgo del gym, y no te preocupes por mi marido mejor centra todo tu ser en cazar algún incauto por ahí que de algún modo (que por cierto no te incumbe) somos bastante felices !! toma!!! Sóbate!!!!

La cuestión es que si mi vida se basara en la utopía de tener marido, dos hermosos y tranquilos hijos, una casa hermosa y limpia, mi carrera profesional al tope, sería como “el diablo se viste a la moda” en que me perdería del crecimiento de mis bendiciones, no sabría que a mi mayor le encanta el abecedario y a sus 3 años ya está empezando a leer solito, que su debilidad es la pizza, que ama cocinar, que le encanta llamar a su hermana para que le siga a donde vaya; no sabría que mi gorda odia el hígado, que le encanta el peligro, que ama jalar los pelos de su hermano, que su debilidad son mis cansados brazos, que el desorden de sus juegos les permite explorar, imaginarse mil historias, que sentarme con ellos y jugar les da seguridad y bienestar; pero sobretodo aunque tenga días en que me gustaría volver al pasado estoy segura que extrañaría aún más a ellos, porque lo he vivido porque no hay punto de comparación del nivel de tristeza que tenía cuando sólo era mamá de fines de semana, prefiero mil veces ser la diabla que se vestía a la moda !!

Malel,

 

 

AliExpress, Uncategorized

Mundo AliExpress

Hola a todas,

Desde hace mucho tiempo me trae loca comprar vía AliExpress que es una plataforma que te ofrece un huevo de productos súperarchimega económicos sobretodo para nuestros agujereados bolsillos que como padres siempre andamos ajustados; aquí se encuentra de TODO tanto así que hay cositas que jamás te hubieras imaginado encontrar ahí (siii hasta eso que estás pensado mañoso(a) jajaja).

En mi caso he comprado cargadores para celular, cases, ropa para mi familia, protectores y seguros para bebés, makeup, cremas, mochilas, etc. Eso si como vas a encontrar diversidad de productos debes tener muuucho cuidado cuando escojas los artículos porque hay de muy buena o mala calidad, algunos productos jamás llegan o se quedan en aduanas; pero lo más resaltante es que es SEGURO por si te preguntas por tus datos bancarios, adicional a esto si tu producto no llega o está en mal estado puedes abrir una disputa presentando siempre siempre pruebas y sino llegas a un consenso AliExpress tomará la decisión final.

Ahora si vamos por lo que están ahora leyendo este post, como les había prometido en mis redes sociales (Facebook e Instagram) a partir de la fecha estoy agregando una nueva categoría “AliExpress” así a secas para que te sea más fácil encontrarlo, aquí voy a mostrarte al detalle cada producto que compro en ésta web con fotos y comentarios sin filtros para que estés segurísima si te animas a reventar tu tarjeta!

Traje de baño para nenitas!

Cuando estuve por viajar a Brasil (Vacaciones sin descanso) me dispuse a la maratónica búsqueda de traje de baño para mi gordita, pero estando en pleno invierno no había mucho por escoger pero me di cuenta que la mayoría eran diseños típicos para bebés y yo quería algo más temporal por lo que no compré nada de nada, luego viajamos y como mi tesoro se escaldó ya ni le metí al mar así que retrasé la compra para mi regreso. Estando ya en casa sabiendo que los tiempos de tránsito son largos y hasta veces muy muy largos me lancé de lleno a la búsqueda con HARTAAAA anticipación.

  • Fecha de Compra: 30/09/2018
  • Fecha de salida: 02/10/2018
  • Fecha de Recepción: 26/10/2018

Sin título

  • Tienda Elegida: BAOHULU 4TH STORE
  • Valoración: 98.3%
  • Reseña: La tienda está especializada en ropa para gimnasia y natación, hay otras con el mismo nombre solo que cambia el Store N° y el precio varía en unos cuántos dólares sobretodo en el flete, elegí ésta tienda porque tenía mejor precio además que en Perú había algunas compras, fotos encontré sólo 1 pero suficiente como para decidirme.
  • Calidad: La licra es de buena calidad y las costuras son prolijas, la impresión de tela sin fallas.
  • Diseño: Hay 5, yo elegí ésta porque no soy tan hincha del rosado.
  • Ventajas: Protección 50+ UV, es manga larga, con cierre que ayuda a vestir con facilidad sobretodo si son bebés
  • Talla: A mi parecer es exacta yo compré de 1-2años y le queda un tilín más larga considerando que por ser licra debe estirar. Hay hasta los 6 años.

  • OJITO POR AQUÍ: NO TIENE FORRO, cuando hice la compra no me percaté del tema del forro, así que cuando llegó me alarmé y revisé la web para ver si había algún error pero no, aquí soy culpable; así que moje la prenda y la sumergí en agua para ver si se transluce, valga decir que la tela no se moja moja se pone algo húmeda pero no se empapa, debe ser por la protección UV, resultado final no se transluce del todo, claro que si te pones algo fucsia abajo se nota un poco pero si es con tu piel no pasa nada, miren las fotos abajo y saquen sus conclusiones.

Entre las búsquedas me encontré con los gorritos que tienen protección hasta el cuello y justo había de la misma tela del traje así que aproveché y adicioné una para mi terremoto mayor.

  • Tienda Elegida: BAOHULU 2ND STORE
  • Valoración: 99.0%
  • Reseña: En la tienda anterior había pero estaba agotado en la tela de mi gorda, así que busqué y me encontré ésta tienda y el color es igual al del traje.
  • Calidad: La licra es de buena calidad y las costuras son prolijas, la impresión de tela sin fallas.
  • Diseño: Hay 9, 2 de ellas para niños.
  • Ventajas: Protección 50+ UV
  • Talla: A mi parecer es exacta, hasta los 6 años.

  • PRECIO TRAJE DE BAÑO: US$ 12.02 (Incluye flete a Perú) en PEN 40.25

  • PRECIO GORRITOS: US$ 7.48 (incluye flete a Perú) en PEN 25.05

  • LINKS: TRAJE DE BAÑO / CLICK AQUÍ

GORRITO / CLICK AQUÍ

BONUS TRACK !!!! se acerca el 11 de Noviembre? se preguntarán y eso que tiene? Pues son las megas rebajas de AliExpress y si compras en esa fecha entras a un sorteo especial de US$ 1.000.000, así que ya saben vuelennnnn !!!!!

Espero les haya gustado este post y si tienen otros datos de compra compártelo en los comentarios.

Besos,

Malel

Uncategorized

Post – bomba nuclear

Antes de ser visitados por la bendicísima cigüeña nuestra dinámica diaria era abismalmente diferente, literalmente nuestra relación dio un giro de 360° y el cómo veíamos al mundo cambió sustancialmente.

Aquí algunas perlitas pre vs post angelitos :

  • DESPERTAR : Sin hijos – nuestros despertares eran abrazaditos o en cucharita donde nos decíamos cosas cariñosas al oído y la cama era TODAAA NUESTRA, de lunes a sábado nos levantaba el despertador entre 6 y 7am donde teníamos chance de apagarlo y sacarle la vuelta por veintitantos minutos y luego sentir la adredalina de llegar a tiempo al trabajo, los fines de semana dormíamos hasta las 10 o 11 am y podíamos estar horas de horas sin levantarnos de la cama viendo maratones de películas. Con hijos – Él amanece en la cama de nuestro mayor y yo con la teta al aire con mi gorda pegadita a mí donde moverme un centímetro significa caerme de la cama o aplastar a mi tesorito, ambos con alguna pierna incrustada en nuestras costillas, cara, espalda, etc. en camas e hijos diferentes donde TODOS LOS DÍAS sin excepción nuestros despertadores son nuestros retoños fruto de nuestro insaciable amor, ellos están programados a levantarnos a las 6am y su tecnología no permite desactivarlos ni por un segundo.
  • COMPRAS : Sin hijos – probarme ropa era un placer con TODO EL TIEMPO DEL MUNDO para ir de tienda en tienda desde detenerme mirando el aparador sin tapujo alguno hasta comprando sin parar TODO lo que mis tarjetas aguantaban jajaja, las visitas al supermercado eran una vez al mes con el carrito casi vacío ya que sólo comprábamos alimentos de caja, artículos de limpieza personal y detergente (lo básico para sobrevivir). Con hijos – Salir ha comprar con ellos es de RIPLEY, es convertirme en elasticgirl para atrapar al mayor que parece que cada vez que respira quiere correr a lo Flash hacia el área de juguetería y si a esto lo sumamos al mismo muchacho como disco rayado gritando a viva voz “Allí Nooo” creánme que en ese momento mi paciencia aflora a mil tanto así que deberían beatisarme a “Sor Malel”; querer probarme algo termina en mostrar al mundo mi escultural cuerpo de post-parto porque mi retoño no se le ocurre mejor cosa que abrir de par en par la puerta o el vestidor y es que mi muchacho sabe en el momento exacto que lo hace justo cuando estoy prácticamente en calzones, todo esto para que al final de nuestro trama de suspenso vivido no me compre ni un calzón y termine comprando ropa y juguetes SOLO para mis angelitos. Nuestras visitas al supermercado ahora son semanales con el carro lleno de pañales, toallitas húmedas y harto alimento saludable libre de un huevo de cosas que consumiste de chibola pero que ahora consumirlas es cómo si estuvieras matando de a pocos a tus crías.
  • CITAS DE PAREJA: Sin hijos – casi todos los días eran nuestros, íbamos al cine pero sobretodo era ir a comer a algún restaurant recomendado por nuestros amigos, era un tiempo sin restricciones en que sólo había hora de salida pero no de llegada, nuestras conversaciones se basaban en lo que nos pasaba en el día a día y planear futuros viajes. Con hijos – cuando fui mamá primeriza pues me interne en casa los 3 meses de licencia NO HABÍA FORMA que me alejara ni un milímetro de mi pequeño, nuestra primera cita sólo hablamos de él y duró menos de 30 minutos, con el tiempo hemos prometido salir al menos 1 vez al mes exactamente cuando nuestra linda y hermosa Nana nos conceda el tan ansiado permiso siii hemos regresado a la adolescencia suplicando de rodillas que nos autoricen salir y ser libres como el viento …
  • AMIGOS : Sin hijos – A todas las cenas, parrilladitas, reuniones, cumpleaños éramos convocados sin falta, incluso nuestra casa era un lugar ideal para recibir a todos nuestros amigos y pasar momentos inolvidables. Con hijos – imaginen el sonido de un grillo así es nuestra vida social actualmente jajaja, ya ni se molestan en invitarnos ni por respeto, básicamente las pocas veces que nos hemos reunido a sido con amigos que también son padres y alguna que otra visita de un solitario amigo (a) que está advertido que su voz debe estar a nivel cuchicheo para no despertar a mis cachorros.
  • SALIR A COMER: Sin hijos – Un verdadero placer, nos creíamos Luciano de “Viaje y Prueba” porque siempre estábamos en busca de los mejores y escondidos restaurantes para saciar nuestra hambre voraz de deliciosa comida de puro engorde, aquí solo nos turnábamos los diferentes platos que pedíamos para no dejar de probar alguna exquisitez. Con hijos – Buscamos restaurantes que tengan al menos en el menú un plato de comida saludable para nuestros retoños, que sobretodo tengan silla a prueba de bebés, de preferencia que den colores y papel para pintar, y harto espacio para que sus gritos no espanten a la muchedumbre, aquí mi amado esposo come a la velocidad de la luz como si estuviera en algún concurso mientras yo doy de comer a mis criaturitas para luego cambiar de tarea yo como y él alimenta.
  • SEXO: Sin hijos – A cualquier hora solo bastaba que se te antoje y zas, desde las clásicos rapiditos hasta los largos maratones tipo netflix, sin tapujos, sin miedo a que nos vean, sin ningún tipo de reglas o contraseñas. Con hijos – A escondidas en lugares insospechados, con alguna pose obligadamente inventada porque debes acomodarte como puedes con el tiempo hiperlimitado, con alguna contraseña de que alerten en one de que pequeños ojos saltones están por encontrarnos en algo que pueda traumatizarlos de por vida (imaginate tú ver a tus padres , puajjjj) en donde los rapiditos son tu mejor aliado y por no decir el único que será tu día a día al menos hasta cuando tus hijos esten grandecitos.

Sé que esta lista es corta porque estoy segura que hay muchísimas cosas más que cambian después que reventamos cuál bomba nuclear para dar a luz a nuestros angelitos y que deja a su paso enormes cambios que muchas veces nos agobian o nos vuelven locas pero también nos da la posibilidad de reinventarnos y crear nuevas rutinas que poco a poco se van a ir acoplando a nuestro nuevo estado de “Padres”, lo importante aquí es no olvidar que primero fueron una pareja y darse un espacio para poder disfrutarse juntos como en los viejos tiempos aunque sea con hora de caducidad.

Malel,

Uncategorized

¡Misión imposible!

A todos los padres del mundo que levante la mano quién no tiene sus celulares literalmente sin espacio de tantas fotos que tomamos a nuestros angelitos del señor Dios, que si sonrió click, que si comió click, que si lloró click, que si se ensució jugando click, que si babeó click, que si saco la lengua click, etc, etc, con la facilidad tecnológica a la mano nos hemos dedicado a documentar todos los momentos lindos de nuestros chibolos.

Cuando nació mi mayor su papá aplicadito le tomó millones de fotos en el parto, desde su primer minuto en el mundo exterior no paramos de tomar fotos para inmortalizar esos momentos únicos e irrepetibles de su crecimiento hasta que nuestro amado tesorito cumplió 2 años y desde ese momento no se le ocurrió mejor idea que complicarnos la vida haciendo más que difícil captar alguna foto decente, aquí una escena típica de él : ¡Amor mira la cámara, amor mira a mamá, que mires aquíiiiiiiii, por favor hijito mírame!!! … primera parada “acomodar cara y cuerpo”, listo, nos ubicamos y de nuevo ¡mira la cámara cielo, amor mira a mamá, por favor ca..ca…cariiiiñooo aaaquíiii miraaa aquíii!!! … segunda parada “acomodar cara y cuerpo” y empezamos de nuevo con las súplicas una y otra vez … es que mi adorado tormento es capaz de detenerse mil veces a mirar fijamente a una mosca que mirar a la bendita cámara; pero al menos de las 2 millones de fotos tomadas exactamente en el mismo lugar un par de ellas estaban listas para el álbum familiar.

Con mi último retoño hemos repetido nuestra tecnológica costumbre, desde el primer día de vida hasta sus actuales 8 meses hemos registrado cada detalle de su crecimiento con cada uno de nuestros aparatos electrónicos que haya tenido al menos 1 giga de espacio; hasta ahora tomarle fotos ha sido realmente sencillo, mi gorda con solo llamarla por su nombre se voltea a mirarte fijamente y esbozar una enorme sonrisa desdentada de su pequeñita boca así que como comprenderán ella tiene más fotos en sus cortos meses en este mundo que Kate Moss en todo su vida de top model.

Desde que nos convertimos en una familia de 4 para cualquier evento, actuación del kinder, cumpleaños, paseos, picnis o cualquier tipo de salidas especiales tomarnos fotos juntos se ha convertido en toda una MISIÓN IMPOSIBLE tanto así que llegado el momento respiro profundamente, empiezo a prepararme mentalmente, cruzo todos los dedos de las manos e incluso de los pies, rezo mil padres nuestros y ruego al todopoderoso que nos ayude a conseguir al menos UNA, UNA SOLA TOMA DECENTE; en una que papá no salga con los ojos cerrados, que el mayor no tenga la cara volteada o de exhorcista, que mi gorda no este mirando a su hermanito, y que yo no esté acomodando algo de mis angelitos o mirando con ojos saltones de ¡nooooo hagan esoooo!!

Cuando mi gorda por fin logró sentarse sola decimos que ya era tiempo de una sesión de fotos familiar que lograra captar nuestra esencia como un hogar dulce hogar feliz de armoniosos y sincronizados 4 miembros jajaja el más perjudicado nuestro fotógrafo elegido y eso que “antes de” ya le había advertido de tamaña dificultad, el pobre se la pasó gritando a viva voz los nombres de mis enanos, saltando de un lado a otro haciendo muecas con la cara, mano, pies y cualquier cosa que podría llamar a atención a mis adorados tormentos, miraba las tomas una y otra vez y seguía cuál disco rayado votando clicks a mil por hora a ver si en una de las tantas ráfagas de fotos salía una en que todos estuviéramos mirando a la bendita cámara. Para no volverse loco chapó solita a mi enana la fotogénica y empezó a tomarle a diestra y siniestra fotos, ella con sus cachetes regordetes abría su boquita y mostraba su enorme sonrisa; luego dejó que mi chibolo se distrajera con las ramas, árboles y el hermoso paisaje en que estábamos y así logró tomas que yo jamás de los jamases hubiera logrado captar, mi muchachito antifotos fue la estrella y el que se terminó robando el show! Luego respiró hondo y nos dijo solemnemente: ” Por qué no se ponen a jugar, se dan besos, se miran y actúan natural”, casi me orino de la risa digo naturalmente no somos muy normales que digamos jajaja, en medio de nuestras poses más fingidas del planeta, con las ocurrencias de mi mayor  empezamos a olvidarnos que estábamos delante de la cámara y nos dejamos llevar por el caos, las travesuras, los juegos, etc, es cuando me dije !al fin de acabo pa’ que seguir sufriendo que salga lo que tenga que salir!.

Después vino el viaje a tierras cariocas de las cuales tengo otras tantas fotos pero de esas creo que ninguna salimos bien los 4 juntos, las mejores fotos son las de espalda esas que las he compartido por las redes sociales del blog; aunque cuando veo cada una de ellas recuerdo detalladamente todo lo que pasamos los buenos, divertidos, terribles y locos momentos juntos y a pesar que no han salido perfectas cumplen eficazmente su función.

No fue hasta que regresamos del viaje que recibimos las fotos de nuestra sesión, y es cuando caímos en cuenta del exitosísimo plan maquiavélico que mismo fotógrafo de la National Geographic logró captar imágenes difíciles pero espectaculares en nuestro estado más salvaje, las miro y me siento una leona jugando con mis cachorros…

 

Malel,